Facebook!

miércoles, 30 de mayo de 2012

Introducción a la magia de las Velas



Antes de nada decir que esto es igual que todo, igual que la gemoterapia y cualquier otra mancia esotérica: "si tú crees que funciona, funcionará".

Lo cierto es que, aunque mucha gente las use como mero elemento decorativo o aromático, las velas siempre han tenido un componente mágico, místico y especial. No solo se utilizan en múltiples de rituales paganos, sino que incluso religiones mayoritarias, como el cristianismo, utilizan cirios y velas en sus celebraciones o costumbres. Es normal ver velas durante los pasos, o que en las iglesias te permitan encender una por un ser querido, o como ofrenda a uno de los muchos santos de esta religión. También son utilizadas en diversas creencias orientales, para la meditación y la reflexión. Incluso celebraciones puramente populares como cumpleaños o nacimientos incluyen el uso de las velas...

En resumen que, creyentes de una u otras cosas, o completamente ateos, casi todos hemos usado las velas alguna vez para algo más que para decorar la casa o que huela bien una habitación, y si no las usamos ni si quiera para algo decorativo o ambiental, lo habrán hecho nuestras madres o abuelas. Sea como sea, las velas son un elemento habitual, algo que es normal encontrarse en una casa o en cualquier sitio.

Sin embargo, su utilidad puede servirnos para muchas cosas. Al margen de la Fe que tengamos, la sola atmósfera de unas velas como iluminación o el empleo de determinados colores o aromas son una ayuda para sencillamente relajarse y estar tranquilo. Pero ese no es el único uso que podemos darles.

Las velas son grandes canalizadores e invocadores. Sirven para llamar a las fuerzas superiores, sean cuales sean (elementos, deidades, ángeles, santos...), para hacerles ofrendas y oraciones. Sirven para canalizar las energías, y para conectar más fácilmente con el plano astral. También refuerzan los rituales y pueden servir de protección y luz (no solo la literal) contra energías de carácter más oscuro. Incluso hay algunos que, mediante las figuras de cera o las oscilaciones de la llama pueden practicar la adivinación y otras mancias.

Hay muchas formas de utilizarlas, y distintas propiedades que atribuirles. La cromoterapia es una de ellas: según el color, las velas pueden ser más apropiedas para unos u otros rituales. Los aromas y esencias son otro cantar: para algunos, empañan la propiedad natural de la cera y del color, para otros, añaden una propiedad extra o refuerzan su poder... Es mi opinión, eso es cuestión de cada caso, de gustos, y de evaluar el uso que queremos darle a las velas.

La lectura de los restos y figuras de la cera, como he dicho, es de gran utilidad. Por un lado, para indicarnos cuál ha sido el resultado del ritual. Por otro, pueden responder a preguntas que hayamos formulado a "los de arriba", por ejemplo. También son un método de adivinación. Lo mismo ocurre con la llama y sus oscilaciones o tamaño: puede ser desde una pista sobre como está yendo la cosa, una señal de que "alguien" o "algo" está con nosotros, o un método adivinatorio.

Por ello, a lo largo de entradas en este blog iré hablando de estas diferentes propiedades y usos de las velas según estas y otras clasificaciones: colores, figuras, restos, llamas, rituales, adivinación, invocaciones... Se aceptan, por supuesto, aportaciones de todo tipo.

Solo espero que, poco a poco, podamos ir encendiendo muchas llamas juntos.
www.amarantamistica.com
Tel: (011) 4225-9547 / 15-3001-5293 (10:30 14:00 hs/ 17:00 20:30 hs)