Facebook!

viernes, 9 de noviembre de 2012

La benéfica luz de la Luna

También podemos limpiar y recargar de energía un cristal exponiéndolo a la luz de la luna, cuya claridad es más etérea, delicada y sutil que la del sol. La luz de la luna es especialmente beneficiosa para purificar y recargar los cristales destinados a la relajación, la meditación y a la búsqueda espiritual. Sin embargo la luz de la luna no llega con especial fureza a las ciudades, por lo que si logramos colocar los cristales sobre un espejo, y dejamos éste al lado de la ventana, logrando reflejar la luna en su superficie, atraeremos sus rayos a través de la contaminación lumínica.

La luna tiene el añadido de que es capaz de sacar las impurezas más profundas y las energías negativas más arraigadas en los cristales que han sido utilizados continuamente. Este efecto se acentúa incluso cuando usamos el truco del espejo. Por supuesto, los efectos de la luz lunar son mayores en luna llena. Nunca dejar las piedras expuestas en luna nueva, porque algunas pueden invertir su polaridad energética.
www.amarantamistica.com
Tel: (011) 4225-9547 / 15-3001-5293 (10:30 14:00 hs/ 17:00 20:30 hs)