Facebook!

viernes, 2 de noviembre de 2012

Por qué es importante limpiar los cristales

Para obtener los beneficios de las gemas y los cristales, debemos aprender a limpiarlos y cuidarlos de forma adecuada. Tanto si lso hemos elegido personalmente como si nos los han regalado, las operaciones de limpieza deben practicarse desde el primer momento y repetirlas mientras dure nuestra relación con ellos.

Los minerales y los cristales, al interrelacionarse con otros cuerpos, se convierten en pequeños y asombrosos transformadores de energía. Es decir, tienen la capacidad de absorber las vibraciones negativas de los cuerpos y seres vivos con los que entran en contacto para purificarlas y armonizarlas.

No obstante, existen muchos factores contaminantes que pueden disminuir el poder terapéutico y armonizador de los cristales. Se trata de energías negativas que pueden hallarse en el entorno, o bien provenir de las vibraciones que han generado las personas que han estado en contacto con ellos. Las fuentes contaminadoras pueden ser muy variadas: luz, sonido, emociones, pensamientos, deseos, enfermedades, carencias, etc; y la finalidad de la limpieza de los cristales no es otra que neutralizar y sacar de la piedra las energías negativas, a fin de impedir que puedan quedarse encerradas en ellos y ser después transmitidas por ellos, restituyendo su estado natural.

La sensibilidad de los cristales:

A la hora de elegir el método de limpieza de nuestros cristales tenemos que tener muy en cuenta sus caracterísitcas propias y la sensibilidad individual de cada uno de ellos. La limpieza energética de un cristal persigue un doble objetivo: por una parte, se trata de eliminar la negatividad del cristal; y por otra, de reenergetizarlo para que recupere su pureza original.

Los cuidados de limpieza física y energética que deberemos proporcionar a nuestra colección de piedras no sólo son sencillos de realizar, sino que resultan siempre placenteros y relajantes. Podmeos aplicar cualquiera d elos métodos que a continuación se describen, ya que sea uno, varios o todos ellos, asegurándonos previamente de que la sensibilidad del cristal no resulte afectada, bien a causa de que no tolere la luz y el calor o bien porque el agua pueda dañarlo.

Fuentes típicas de contaminación:
  • Contamnación absorbida en las sesiones terapéuticas (emociones, sentimientos y pensamientos negativos; achaques de personalidad, dolencias físicas o psicosomáticas).
  • Polución ambiental, como gases nocivos o suciedad orgánica (el polvo es un gran contaminante).
  • Contaminación eléctrica (campos magnéticos y microondas, generados por aparatos eléctricos).
  • Contaminación espiritual (producida por basura astral durante las meditaciones, o entes malignos que han estados presentes en algún ritual o combate mágico).
  • Polución sonora.
www.amarantamistica.com
Tel: (011) 4225-9547 / 15-3001-5293 (10:30 14:00 hs/ 17:00 20:30 hs)