Facebook!

martes, 8 de octubre de 2013

Péndulos Mágicos

Qué son los péndulos

Los péndulos son instrumentos que generalmente se basan en un peso que cuelga de una cadena o cordón de una longitud determinada, y que se sostiene desde el extremo de la misma para permitir su oscilación, o movimiento pendular. Tienen muchísimas propiedades, y múltiples utilidades: desde radiestesia (encontrar objetos o personas), pasando por limpiezas hasta la adivinación.

El uso y el comportamiento de los péndulos es algo que ha llamado la atención del ser humano, tanto dentro como fuera del trabajo con magia y energías. Pero en este caso voy a centrarme exclusivamente en lo más básico.

Usos del péndulo

Como he dicho, los usos de los péndulos son muy numerosos. Son especialmente utilizados en la
adivinación, o como guías espirituales, y suelen ser bastante fiables a la hora de responder, ya que están fuertemente unidos al movimiento y al magnetismo de nuestro planeta, por lo que poseen un singular sentido del paso del tiempo, y de las cadenas de consecuencias.

Los péndulos se usan también para la práctica de la conocida "radiestesia": se utiliza la propiedad de la suspensión inestable del péndulo para que éste pueda percibir y sensibilizarse a las corrientes electromagnéticas o energías que desprenden los cuerpos materiales. Como si fueran sabuesos capaces de seguir el rastro astral de algo, o de alguien. Claro que la funcionalidad de esta práctica está más que cuestionada hoy en día.

Es especialmente útil para purificar, limpiar y dispersar malas energías ambientales. Razón por lo que suelen ser usados antes y después (incluso durante) de los rituales. También son especialmente recomendables para limpiar altares. Sus movimientos cíclicos son potencialmente buenos a la hora de equilibrar y estabilizar energías.

Muchos practicantes de Reiki utilizan los péndulos para percibir a través de ellos los bloqueos energéticos, lo que es especialmente importante a la hora de disolverlos, o de liberar las obstrucciones de los chakras. Para esto, los péndulos son especialmente útiles y suelen responder muy bien a este tipo de prácticas.

Tipos de péndulos

Lo primero que tenemos que saber es que cada péndulo es un mundo. Tienen personalidad propia (todos las piedras la tienen), y es bastante posible que algunos péndulos quieran cooperar con algunas personas y con otras no. Generalmente si un péndulo no quiere trabajar con nosotros, no significa que "le caigamos mal", sino que hay una disonancia entre su energía y la nuestra. Es posible que el péndulo necesite ser limpiado antes de nada, o que nosotros tengamos un desorden energético o emocional que enturbie nuestra relación con él. Hay péndulos incluso que se llevan mal con otros péndulos (verídico), y se contaminan entre sí con malas vibraciones.

Los péndulos pueden tener mil formas, sobre todo últimamente, que vienen tallados de las formas más variopintas que os imaginéis. No importa qué forma tenga el péndulo, eso os lo aseguro.

Cada péndulo, sea del tipo que sea, tiene su propio "espíritu", y tenemos que saber simpatizar con él antes de empezar a usarlo como herramienta de trabajo.
  • Péndulo clásico: Suele estar hecho cuarzo hialino o transparente. Es sin duda el más fácil de usar, y el que presenta un carácter más neutro a la hora de tratar con él. Es muy útil para trabajos de limpieza (sino el mejor), bastante acertado a la hora de responder preguntas, y posee una sensibilidad energética relativamente alta. 
  • Péndulo de cristal: Los péndulos de cristal o vidrio también son útiles para trabajar, y son más baratos que los de cuarzo (aunque pueden intentar colarnos uno de cristal por uno de cuarzo, así que tened cuidado cuando lo compréis). La mejor forma de comprobar si está hecho de cristal o no generalmente es por el peso, o haciéndolo chocar suavemente con otro objeto de cristal para ver la claridad del tintineo. Como los de cuarzo, tienen un carácter muy neutro, aunque hay que limpiarlos con más asiduidad. Se sueles utilizar sobre todo en trabajos de limpieza y adivinación. No se recomienda su utilización para el Reiki, porque su sensibilidad es relativamente baja.
  • Péndulo de gemas: Los péndulos de gemas tienen formas de lo más variopintas, y tienen todo tipo de usos. Pueden usarse igual que un péndulo genérico, o para otras actividades. Pero lo recomendable es conocer las propiedades que posee la piedra de la que está hecho para averiguar en qué campos va a trabajar mejor. El carácter del péndulo depende de la piedra, y algunas pueden presentar más dificultades que otras a la hora de congeniar con sus dueños, o incluso con otros péndulos. Los más fáciles de encontrar son los de cuarzo rosa, amatista, fluorita, hematites, ojo de tigre, obsidiana y jaspe; aunque hoy en día existen péndulos de casi todas las gemas semipreciosas habidas y por haber. Son especialmente usados en sesiones de Reiki.
  • Péndulo magnético: Son péndulos de magnetita. En resumen: imanes. Tienen una altísima sensibilidad energética porque generan un potente campo electromagnéitco. Por ello es recomendable guardarlos lejos de cualquier cosa que contenga hierro, y de no sumergirlo en agua salada o dejarlo cerca de aparatos electrónicos que alteren su magnetismo natural. Muy útiles para la radiestesia y la búsqueda de bloqueos energéticos.
  • Péndulo testigo: Son péndulos con forma de "caja". Pueden abrirse por un extremo, y podemos meter cosas dentro. Los péndulos testigos son los péndulos de la radiestesia por autonomasia. A menudo se hacen rituales con ellos, introduciendo dentro un trozo de pelo o algo similar de una persona, y se usan como focos para buscarlos sobre mapas (al más puro estilo Embrujadas, sí... tooodos locos), o para focalizar sobre dicha persona un hechizo, bendición o maldición. También son los más utilizados para introducir dentro algo relacionado con aquello que queremos encontrar, y dejar que nos sirvan de guía. Hay péndulos modernos de este estilo que traen en un mismo pack un péndulo testigo con varias gemas semipreciosas pequeñas para que podamos usarlo para distintos fines. Generalmente el uso del péndulo testigo tiene una connotación más mágica que energética.
  • Péndulo de madera: Sé que existen y que se venden. Algunos vienen con runas e inscripciones talladas. Pero no he trabajado con péndulos de madera hasta ahora. Se usan sobre todo en adivinación, sobre todo en adivinación con tablas o gráficos, lo que me da la pista de que seguramente su sensibilidad no sea muy alta. Aunque os reto a que lo comprobéis vosotros mismos.
  • Péndulo casero: Mi primer péndulo fue una moneda de 25 pesetas (de esas con agujerito) atada a una cadenilla vieja de plata. Luego empecé a probar con anillos de plata y colgantes de forma apuntada. Hasta eso se puede usar como un péndulo, así que como veis, no hace falta gastarse dinero para trabajar con un péndulo. Podéis programarlos previamente para aumentar su sensibilidad energética, y luego empezar a trabajar con ellos sin problemas.

Limpiar con el péndulo

Las limpiezas con péndulos son de lo más efectivas y recomendables. Limpiar con el péndulo es muy sencillo:

Tras asegurarnos de que el péndulo está limpio y no está contaminado por energías negativas ni de baja vibración, procedemos a hacerlo girar en la mano en el sentido de las agujas del reloj. Tiene que dar vueltas en forma de círculo lo más redondo y completo posible. La velocidad varía: si queremos una limpieza concienzuda es recomendable que el ritmo sea lento y pausado, mientras que una "pasada rápida" puede darse con unos giros rápidos y cortos. Generalmente los péndulos tienden a coger velocidad por inercia, así que debemos controlar el ritmo de giro.

Hay que hacer girar el péndulo sobre aquello que queremos purificar o limpiar (un objeto, nuestro altar, etc...) asegurándonos de que el círculo que tracemos lo cubra por completo. Lo hacemos girar un número de veces hacia un sentido (P. ej. 10 veces), y luego lo detenemos SIN TOCARLO, y repetimos la operación en sentido contrario. Si queremos purificar una sala o algún punto de la casa, basta con que hagamos esto mismo, extendiendo el brazo delante de nosotros y sosteniéndolo sobre la zona a purificar. También podemos hacerlo mientras andamos, dando pasos al mismo ritmo que giramos el péndulo, para abarcar más espacio.

Una vez hecho esto, y aún sin tocar el péndulo, dejamos que la punta del mismo toque brevemente aquello que estamos purificando (sea un objeto, una persona o el suelo de la estancia), y ya habremos terminado.

Preguntar al péndulo

Lo primero que hemos de hacer cuando obtengamos nuestro péndulo por primera vez, es buscar un lugar
tranquilo, donde estemos a gusto y a solas. Sostendremos el péndulo por la cadena o el cordón, y dejaremos el peso a la altura de neustra frente, justo en el chakra del tercer ojo. Entonces, centrándonos en la palabra diremos claramente y voz alta "SI", y esperaremos para ver hacia qué el lado se mueve el péndulo. Luego lo dentendremos, y repetiremos "NO", y esperaremos el siguiente movimiento. Es importante diferenciar los movimientos entre ambas respuestas para evitar confusiones (mi péndulo, por ejemplo, responde "sí" yendo de atrás hacia delante, "no" moviéndose de derecha a izquierda, y da vueltas aleatoriamente cuando "no sabe, no contesta"). Una vez tengamos claro cómo vamos a entender las repuestas de nuestro péndulo podremos empezar a trabajar con él.

SIEMPRE que cojamos el péndulo, SIEMPRE, hay que preguntarle si quiere trabajar con nosotros. Porque si la respuesta es "no", o no se alcara al responder, entonces eso significa que seguramente necesita una limpieza, o que tal vez no sea el día o el momento propicios, o que tú estás en un estado energético que no es óptimo para realizar dicho trabajo.

Si el péndulo está dispuesto a concedernos el honor de ayudarnos, entonces podremos empezar a preguntar. Las preguntas que le hagamos al péndulo siempre deben ser cortas, concisas, constar de sujeto y predicado y contener una sóla premisa. Además, es crucial que la respuesta sólo pueda ser "si", "no" o "no lo sé" dado el caso, ya que obviamente el péndulo no nos va a dar explicaciones de ningún tipo.

Podemos hacerle preguntas en tiempo presente, o tipo guía, para que sus respuestas nos orienten en nuestro camino; o podemos hacerle preguntas sobre el futuro, para usarlo como elemento de adivinación.
Es importante que cuando preguntemos al péndulo estemos sentados con la espalda recta y con el codo apoyado en una mesa o en el reposabrazos. Sujetaremos la cadena con el índice y el pulgar, y en ningún momento dejaremos que el pulso interfiera en el giro del instrumento. Por ello es esencial acompasar la respiración y estar en un estado de relajación total durante la sesión de preguntas.

Cuando veas que las respuestas del péndulo se están volviendo indecisas o arbitrarias, deja de preguntarle, e inténtalo de nuevo al día siguiente. Incluso ellos se cansan de trabajar, y es bastante posible que se acaben influenciando por la energía que emites cuando quieres saber algo. Sobre todo algo que os importe mucho.

Un consejo: no preguntéis cosas que no estéis seguros de querer saber. A veces nos podemos arrepentir al conocer las respuestas a ciertas cosas. O puede que precipitemos las cosas en nuestro intento por evitarlas.

Mantenimiento

Los péndulos hay que limpiarlos dependiendo del material con el que estén hechos. Si están hechos con gemas, es vital saber cómo se limpian dichas gemas para poder hacer lo propio con nuestro péndulo. Los péndulos de cristal o vidrio pueden lavarse sosteniéndolos unos segundos bajo el agua del grifo, sin más. Hay otros que se recargan con la luz solar.

El mejor resultado lo he obtenido a través del humo del sándalo. Si prendemos una varilla de sándalo o incienso, y dejamos que el péndulo gire arbitrariamente entre el humo, veremos cómo el mismo parece sincronizar su ritmo con las formas del humo. Es algo bastante espectacular.

Los péndulos hay que guardarlos en cajas o en bolsas, para evitar que se estropeen, o que se rayen. Hay que evitar a toda costa partirlos, rajarlos o dañarlos, porque cualquier cambio en su equilibrio puede desestabilizarlo e interferir en su sensibilidad y su precisión.

Es importante NO TOCAR EL PÉNDULO SI NO ES ABSOLUTAMENTE NECESARIO, para evitar que lo contaminemos. Los péndulos siempre se han de coger por la cadena o por el cordón, y nunca directamente por el peso. Cuanto menos contacto tengan con las cosas más allá de su recipiente, mejor.

Los únicos péndulos que no necesitan limpieza son los péndulos testigo (habría que limpiar en todo caso aquello que metamos dentro).

Podemos prestarles los péndulos a otra persona. Pero antes de que esa persona lo coja, NOSOTROS debemos preguntarle si quiere trabajar con dicha persona. Porque si le obligamos a trabajar con alguien que no quiere, puede contaminarse o "quebrarse". No es la primera vez que veo/oigo hablar de que alguien coge un péndulo sin permiso o sin preguntar, y éste de pronto se arpa por dentro, o se raja por el interior. Esto se debe a las malas vibraciones, que crean una disonancia a veces tan grande, que puede herir a nuestro péndulo. Así que cuidado de a quién se lo prestáis, y sobre todo, aseguraos de que el péndulo está de acuerdo.

Dónde conseguirlos

La creencia popular dice que para que un péndulo funcione correctamente, debe regalártelo de otra persona. Puedo aseguraros que esto no es un requisito indispensable, ni mucho menos. Podéis comprar vuestros propios péndulos, a vuestro gusto, con total certeza de que os funcionarán correctamente. Aunque es cierto que nadie puede negar la buena vibración que puede producir el hacerle un regalo a alguien, lo que puede decirse que potencia su "poder". Pero, insisto, no es necesario que sea un regalo en absoluto.

Lo importante cuando escojáis un péndulo, es que éste os "llame". Que tenga algo que os llame la atención por encima de los demás, y con el que sintáis una fuerte conexión. Así sabréis que estáis haciendo la elección correcta, por encima de si es más o menos bonito.

Los péndulos normalmente se venden en tiendas y ferias esotéricas. Algunas tiendas de minerales y herbolarios lo tienen, pero mi recomendación sin duda se las llevan las dos primeras. También son muy fáciles de conseguir por internet, donde seguramente encontraréis mucha más variedad.
www.amarantamistica.com
Tel: (011) 4225-9547 / 15-3001-5293 (10:30 14:00 hs/ 17:00 20:30 hs)