Facebook!

jueves, 6 de febrero de 2014

Piedra de Luna, Labradorita Blanca u Ortoclasa Adularia



"Tengo los pendientes y la pulsera.
Me faltan el colgante y el anillo para ir estupenda, osih..."
    Célica/Soldream



    Apariencia General 
    Piedra de peso moderado, translúcida estriada, en tonos blancos o cremas. Recuerda al cuarzo, pero es más delicada y hermosa, y cuando la luz incide sobre ella presenta un brillo opalescente en tonos azules, verdosos, crema o blancos que va cambiando. Es, literalmente, una labradorita blanca. Es muy fácil de identificar una vez se sabe cómo es. A menudo venden vidrios blancos, selenitas u ópalos lunares o de agua como "Piedras de Luna", pero no os dejéis engañar, no son lo mismo, ni sirven para lo mismo.

    Rareza
    Fácil de conseguir.

    Procedencia
    Sri Lanka, India, Australia

    Signo del Zodiaco
    Cáncer, Virgo.

    Atributos
    Piedra de la feminidad y de la Diosa. También se la llama “de los nuevos comienzos”. Está fuertemente conectada con la Luna, y con la intuición. Es una piedra reflexiva que nos recuerda que todo forma parte de un ciclo de cambios. Mentalmente calma las reacciones excesivas ante situaciones y detonadores emocionales. Su energía receptiva, pasiva y femenina, equilibra la dualidad femenina-masculina, y ayuda sobre todo a los hombres a ponerse en contacto con su lado femenino. El antídoto perfecto para los hombres excesivamente “machos”, y para las mujeres con tendencias a la agresividad. Es apreciada por su capacidad para resolver problemas entre amantes, especialmente entre aquellos que se han peleado amargamente. La piedra de luna abre la mente también a impulsos repentinos e irracionales, a la “casualidad significativa” y a la sincronicidad. Hay que tener cuidado de que no introduzca ilusiones de respuesta a nuestros pensamientos teñidos de deseos. Su efecto más poderoso es el de calmar y estabilizar las emociones. Hace consciente lo inconsciente, activa la intuición y la empatía, y fomenta los sueños lúcidos durante la luna llena. Alivia la inestabilidad emocional y el estrés, mejora la inteligencia emocional. Proporciona una profunda curación emocional y cura los desórdenes provocados por el estrés. Es muy recomendable para las personas con capacidades psíquicas extrasensoriales, y también para trabajar con ella a la hora de usar el tarot, la bola de cristal, el péndulo…

    Curación
    Favorece el funcionamiento del tracto digestivo, alivia el síndrome premenstrual, y excelente durante el embarazo en todos los estadíos, incluso el parto y la lactancia. Su elixir se ha usado siempre para el insomnio y para evitar el sonambulismo.

    Posición
    Comúnmente se lleva en anillo, pero podemos situarla en cualquier parte del cuerpo. Sobre la frente podemos usarla para inducir experiencias espirituales, y sobre el plexo solar y el corazón para tratar las emociones. Es posible que las mujeres necesiten quitársela durante la fase de luna llena.

    Rituales
    Muchos dicen que su poder mengua con la luna decreciente, y crece con la creciente, llegando a su apogeo durante la luna llena. Durante la luna decreciente es recomendable usarla para la adivinación. Se usa comúnmente en el Altar para representar a la Diosa. Se usa para atraer el amor, si rodeamos una vela rosada de piedras de luna durante la luna llena y visualizamos una relación amorosa. Debido a su relación con los sueños se recomienda colocarla bajo la almohada al dormir. Con la malaquita y el jade verde, suele usarse para fertilizar y proteger jardines y huertos. A menudo se ritualiza como amuleto protector, especialmente para los viajeros. Los videntes las usan 3 días después de la luna llena, sosteniéndola en las manos o colocándola bajo la lengua, para visualizar posibles cursos de acción futuros, desechando los caminos poco recomendables y ayudándoles a visualizar el correcto.

    Limpieza y Recarga
    Agua y luz de luna, sobre todo en la fase de luna llena.

    www.amarantamistica.com
    Tel: (011) 4225-9547 / 15-3001-5293 (10:30 14:00 hs/ 17:00 20:30 hs)